Cuarentena Total por Covid-19

¿Cómo nos sentimos?… Caurentena Total por Covid-19

 

Con el aumento de las medidas de resguardo debido al avance de la enfermedad por COVID-19 en nuestro país, muchos nos hemos sentido realmente afectados y nos preguntamos ¿Por qué me siento así? 

Una de las cosas que más nos angustian a los seres humanos es sentir que hay sucesos que están fuera de nuestro control.

 

 

El no saber realmente qué está ocurriendo, ni cuánto durará esta situación nos hace sentir vulnerables y constantemente aparece el deseo de aferrarnos a información que pudiera calmarnos.

La frustración de no encontrar solución, respuesta o mejoría de lo que esta sucediendo, el no ver signos positivos, muchas veces provocan un círculo de desgano (no tener ganas de hacer nada) o de frustración y desvalorización (pareciera que no queremos nada o que nada de lo que hay sirve).-

 Es normal y esperable en momentos como éste sentir, ansiedad, descontrol, comer más, tener alteraciones del sueño, despertarnos en la mitad de la noche, tener la nariz tapada y sentir miedo de estar enfermos.

Las cosas parecieran no cambiar y nos cuesta ver esa realidad.

 

A medida que avanzan los días y la cuarentena lejos de disminuir aumenta, nuestras emociones se intensifican. Podemos sentirnos más lábiles, más sensibles, incluso llorar con lo que vemos en televisión.  Nos sentimos más pesimistas, resignados, descontentos o súper reactivos a todo.

Sentimos miedo de contagiarnos o que alguien de nuestro círculo cercano se enferme.

Nos inquieta cómo abordar esto con nuestra familia, cómo puede influir en nuestros niños, nos preocupa la situación económica, la incertidumbre de no saber qué va a ocurrir.

 

Es natural que nos sintamos así y es parte de lo que estamos viviendo y sintiendo , pero el que esto sea “normal” no significa que debamos darnos el permiso de quedarnos pegado.

 

Esto deja de ser normal si perdura en el tiempo, si se intensifica o tenemos conductas que nos ponen en riesgo y debemos preocuparnos si aparecen evasiones que pretenden cambiar aquello que sentimos en el momento.

 

Muchas de estas conductas en Cuarentena como el dormir o comer en exceso, el consumir algún tipo de sustancia como alcohol o drogas, buscan un falso relajo, una anestesia para no sentirnos mal. El problema de ello es que esas emociones que estamos tratando de evitar, vuelven.  Evadirlas no las calma.

Si seguimos haciendo lo mismo sin identificar que es lo que estamos tratando de evadir con una determinada conducta, podemos alterar nuestra salud física y emocional. 

 

El estrés puede ser un gatillante de conductas nocivas como el aumento en el consumo de alcohol o directamente un abuso y el posterior desarrollo de una adicción.

 

 

 

Aliviar el dolor emocional

 

Todas estas conductas nocivas y evasiones negativas provocan un dolor emocional intenso. Una de las formas de tolerar y liberar ese dolor emocional es la comunicación con otros.

El poder expresarlas hablando con las personas que tenemos cerca, con nuestra familia, nuestra pareja, con nuestros amigos es la manera de encontrar el alivio.

 Sin embargo el hablar con otros también puede ser difícil hoy en día ya que el confinamiento puede traer tensiones familiares.

El aislamiento que enfrentamos puede generar más irritabilidad, poca tolerancia y frustración. Incluso pueden surgir momentos donde se tensiona el ambiente familiar y se vuelve más agresivo.

Sabemos que la agresión sólo trae más agresión, destruyendo los puentes de comunicación tan valiosos en estos momentos.

 

Resguardar los espacios personales es tremendamente importante para disminuir estas tensiones. 

También ayuda en momentos de confinamiento hacer cosas que nos calmen de verdad, conductas que nos permitan sobrellevar mejor estos tiempos que se nos vienen de manera sana y constructiva.

 

 

¿Cómo nos calmamos de verdad en esta Cuarentena?. ¿Cómo estar lo más tranquilo posible en estos momentos?. ¿Qué acciones nos van a ayudar a estar mejor?

 

Las personas que estudian el ánimo dicen que uno de los sistemas cerebrales más importantes que contribuyen a nuestro bienestar diario es el reloj biológico interno.

Este reloj mantiene nuestro cuerpo y nuestra conducta sincronizados con el ciclo de 24 horas de luz y oscuridad.

Por ello tener una rutina regular nos ayudará a mantener este reloj interno funcionando de manera fluida y suavemente.

 

Las interacciones sociales son importantes, aún durante este período de distanciamiento social.

Mantenernos comunicados hoy cobra una especial relevancia, sostener conversaciones profundas y verdaderas con nuestros seres queridos nos ayudarán a no sentirnos aislados y a que el otro sepa lo que nos está sucediendo.

 

Debemos propiciar interacciones sociales de ida y vuelta, es decir cuando compartamos pensamientos y emociones con otra persona tratemos de hacerlo en tiempo real.  El uso de video conferencia y  el teléfono es preferible al uso de WhatsApp o mensajes de texto.

Mantener la Tranquilidad es fundamental tal y como lo señalan diferentes profesionales. Revise el link a los videos: Psicoeducación

Hoy es importante un esfuerzo mancomunado para sobrellevar este tiempo y salir bien de esta situación, por ello debemos mantenernos sanos, alertas, activos y lúcidos.

 

Mantener rutinas saludables en COVID-19

Pauta de Rutinas Saludables:

 

Quisimos incluir Sugerencias para Rutinas y Ritmos Saludables desarrolladas por investigadores del ánimo (Adaptado de Fuente Sochitab):

  1. Mantener comunicaciones profundas con las personas que están cerca de nosotros. 
  2. Cree una rutina para usted mientras está en cuarentena o trabajando a distancia. Las rutinas ayudan a estabilizar el reloj biológico.
  3. Levántese todos los días a la misma hora. Una hora de levantada regular entre 7 y 9 am es el input más importante para estabilizar el reloj biológico.
  4. Pase algún tiempo fuera de su casa temprano en las mañanas todos los días. Su reloj biológico necesita “ver” luz para saber que es de día.
  5. Si no puede salir afuera, trate de pasar dos horas al lado de una ventana para ver la luz del día y estar relajado.
  6. Establezca un horario de actividades regulares para hacer llamadas telefónicas al trabajo o amigos, cocinar, jardinear. Haga estas actividades a la misma hora todos los días.
  7. Haga ejercicio físico todos los días a la misma hora de preferencia en las mañanas
  8. Coma a la misma hora todos los días. Si no tiene hambre ingiera una pequeña cantidad a la hora establecida.
  9. Evite dormir siesta durante el día, especialmente en la tarde y que dificulta el quedarse dormido en la noche. Si necesita dormir restrínjalo a 30 minutos.
  10. Evite la luz brillante en la en la tarde noche (en especial luz azul). Esto incluye pantalla de computadores y celulares. La luz del espectro azul suprime la hormona que nos ayuda a dormir.
  11.  Apéguese a un ciclo sueño vigilia que calce con su ritmo natural. Asegúrese de irse a dormir y despertarse de acuerdo a lo que requiere su cuerpo y mente para estar bien. (10pm – 11pm / 7am-8am) .